Jorge León

Jorge León

Corría el año 1967, mis padres y hermanos vivíamos en San Pedro Sula. Mi padre, salvadoreño, era vendedor de seguros y títulos de capitalización. Este que escribe estudiaba octavo grado y muy cerca del colegio estaba Radio Televisión. Una radio de corte juvenil en inglés y español. Me gustaba visitarla a la salida y ver a los Disc Jockeys.

Un día el director de la radio estrenaba viñetas grabadas en la Radio Televisión de Tegucigalpa. Me pidió que las escuchara y le dijera qué me parecían. Y le dije: “Te puedo hacer 10 de esas”. A lo que el director, me dijo: “Bueno, veamos si las puedes hacer. Me las traes mañana”. Tomé la máquina de escribir de mi padre y manos a la obra. De las 10 que le presenté me grabaron dos. Entré al medio radio, no hablando ni operando sino escribiendo viñetas.

Luego por la guerra mi familia tuvo que regresar a El Salvador y ni modo este servidor también. En mi país era más fácil entrar a trabajar a la televisión. Increíble, de pequeño siempre quise tener un proyector de cine. Y a los dos años de haber regresado trabajaba de proyeccionista en canal 2. Luego de camarógrafo en Canal 6. Me echaron y un día jugando al dj anunciando las canciones de la radio, se me metió en la cabeza que iba a buscar trabajo de eso. Visité la MIL-80, El señor Tario me grabó el demo. Al siguiente día, Rolando Orellana, director de esa prestigiosa emisora, me puso un telegrama. Había sido aceptado, por lo menos para los turnos del domingo. Pasaron 7 años en la MILO. Hubo otros proyectos de radio… La METRO ESTÉREO, YSU, ESTÉREO AMOR, LA DOBLE S Y FAMA pero solo fueron por cortos períodos. En medio de cada uno de ellos alternaba en la Publicidad, en la cual he durado 20 años ejerciendo de creativo y copy writer. Pero la radio siempre la llevo en el alma.